La finalidad de la cooperación es desaparecer

August 21, 2019

 

 

Hemos venido a trabajar. Qué difícil resulta explicárselo a mis compañeros y amigos en España, y más aun a los gambianos que nos saludan por la calle como si fuésemos turistas permanentemente.

 

La llegada a Gambia ha sido acogedora, en Basori muchos sí que saben que hemos venido a hacer. Todas las tardes nos estamos dedicando a trabajar en el terreno con palas y picos cavando para mejorar la entrada de la escuela que construimos el año pasado.

 

Pero a parte del trabajo por la tarde, cada uno cumplimos una función y un papel importante a lo largo de toda la mañana. En el equipo de comunicación estamos constantemente hablando y lidiando con los voluntarios, la contraparte local, los niños y las niñas que nos visitan a diario.

A más de uno tuve que explicarles que no todos los 'toubabs' son ricos y que llevo trabajando dos años para ahorrar y venir aquí (a trabajar). La verdad es tan difícil de explicar como de comprender. ¡Pero así es!

 

Los primeros días han sido duros. Trabajar en condiciones de calor, sin Internet y con ordenadores Windows del año de la tos no ayuda. Espero que nos aguanten los equipos y que podamos terminar con éxito los objetivos que nos hemos planteado.

 

Aquí estamos practicando mucho la paciencia, la resiliencia y el volver a empezar cuando todo sale mal. El equipo que tenemos en agosto está siendo fantástico y eso nos hace más fuertes a la hora de enfrentarnos a las frustraciones.

 

Tras tres semanas en Gambia tengo muchas ganas de conocer más. Cada día soy más consciente de lo poco que conocemos esta cultura y me preocupa mucho el futuro de la escuela.

¿Conseguiremos aplicar el principio de cooperación al desarrollo que tanto ansiamos? Para aquellos que no los conozcan uno de los principales mandamientos del cooperante dice "te convencerás de que la finalidad de la cooperación es DESAPARECER".

 

En Kartong he visto escuelas abandonadas, edificios sin dueño recubiertos de maleza. Y la respuesta siempre es la misma: "una vez que os vais, no sabemos organizarnos". Estoy harta de escuchar este discurso pesimista tan hundido en las mentes de algunos gambianos (y africanos).

 

Con tanto por hacer, ¿cómo es posible que sigan esperando que venga una ayuda del cielo? Cualquiera que se dedique a la cooperación sabe que esto es culpa de la mala praxis de los voluntarios/cooperantes/misioneros que da de comer y no enseña a pescar *.

 

Una cooperación que ayuda a aquellos que no se ayudan a sí mismos y que obvian a la contraparte para hacerlo todo con sus manos, sus estrategias y pensamiento unilateral. Sin tener en cuenta el procedimiento y las tradiciones del país donde “cooperas”.

 

Pero todavía hay tiempo. Gracias a Allah conocemos a muchos gambianos con ganas de desarrollar sus negocios, de emprender en su tierra y de no depender de ninguno de nosotros. Como me decía un amigo de Burundi: “Marta, la mejor cooperación es dejar de hacer cooperación”. Y aunque yo no estoy del todo de acuerdo entiendo el concepto perfectamente *.

 

Una vez que llegas aquí te das cuenta de que en Playing trabajamos de manera diferente. He tenido el placer de conocer a Mr. Chamb y a Edrissa. Dos miembros del comité de desarrollo del pueblo de Bassori. Su función es escuchar nuestras propuestas, comentarlas en la comunidad y explicarnos cómo quiere el pueblo de Basori que hagamos las cosas. Ellos y ellas son los que deciden.

 

La contraparte local está construyendo el edificio, tallando los armarios y forjando las estructuras del depósito, pintando las paredes, dando clase, custodiando el edificio y levantando el proyecto con sus manos.

 

Hemos tenido la suerte de topar con personas maravillosas que van a tirar de la Basori – Playing Nursery School para que, cuando nos vayamos, el proyecto siga adelante. Esperamos seguir aumentando el equipo de Playing Gambia para sostener este proyecto que tanto cariño, esfuerzo y sudor nos está costando desde España.

 

Desde aquí quería mandar un abrazo a los deportistas Playing. Sí, los torneos que estáis jugando tienen un premio más allá del jamón. Este edificio está funcionando, ya hay 90 niñas y niños dando clase y esto no sería posible sin vuestros pases, carreras y puntos. Abaraka BAKE (Muchas gracias).

 

Marta Trejo Luzón.

 

*Para más información os recomiendo leer sobre el “african pesimism” y el “african positivism”.

 

Esta crónica ha sido escrita por un voluntario de Playing que necesita seguir recibiendo financiación para desarrollar el proyecto educativo en Gambia. ¡Por ello te presentamos Teaming! Se trata de colaborar con Playing Spain donando 1 euro al mes.

 

Gracias a Teaming, herramienta online basada en microdonaciones, todo es más fácil. Además, lo recaudado en esta plataforma va íntegro al proyecto educativo de Basori! Teaming entiende que, con 1 euro a mes, una persona no puede hacer mucho. Pero si unimos fuerzas podemos conseguir grandes cosas. Te dejamos aquí toda la información para que te animes a formar parte de nuestro equipo de teamers. ¡Gracias!

Compartir
Retweet
Me Gusta!
Please reload

Entradas destacadas

Queremos que los más pequeños entiendan que somos iguales

August 28, 2019

1/7
Please reload

Entradas recientes

August 27, 2019

August 19, 2019